← [Atras]

11-03-2017 12:30

Club Tiro - Cancha:1

  • Encuentro
La Fragata
1 : 2
Paderborn

Incidencias

Goles  Fernandez Edgar 1   Goles  Figueroa Victor 1  
Amarillas  Almuiña Gustavo 1   Goles  Parrotta Renzo 1  
Amarillas  Carrizo Marcelo 2    
Rojas  Carrizo Marcelo 1    

Hay un crack suelto por la punta

 

Puede sonar injusto un titulo así, cuando todo un equipo jugó un partidazo y dejó afuera al bicampeón del torneo de verano. Pero fue el comentario obligado de muchos de los presentes en Club Tiro, en una de las semifinales de la Copa de Verano, donde Paderborn le ganó a La Fragata con la notable actuación de su número 3, Renzo Parrota. El volante zurdo la descosió, de punta a punta. Hizo el primero e hizo hacer el segundo. Es de esos jugadores marca argentina, con el ADN del potrero, con pelota siempre bajo la suela y cabeza alta. Encarando y cambiando de frente con una pegada envidiable. Su actuación, junto con el acompañamiento de todo el equipo, privó a La Fragata del sueño del TRI.

El partido fue lindo de ver, muy intenso y bien jugado de a ratos. La Fragata tuvo más la pelota gracias al trabajo de los dos pacmans en mitad de cancha. Jorge D´Agostino y Lucas Dacunto son dos motores que no paran de meter y crear juego. Arriba también tienen poder de fuego. Los hermanos Pipi y Patricio de enlace, y la dupla Almuiña - Aranda para llegar al gol.

Paderborn no se quedó atrás. Aparte de la descollante actuación de Renzo, el equipo de Monte Grande los tuvo Cristian Ojeda y Sergio Benitez en la zona de ataque y creación. Arriba, como referencia, se movió bien Victor Figueroa en su función de pivot y referente de área.

La apertura del marcador llego al final del PT, cuando Renzo empalmó un rebote luego de un tiro libre y la puso contra un palo (ver próximamente el video en Face). Así se fueron al descanso. La  charla de Bigote en el ET tocó las fibras íntimas de sus dirigidos que salieron con todo a buscar el empate. Casi lo logra en un mano a mano de Aranda, tras notable pase filtrado del pájaro, que Maxi Ricciuti tapó brillantemente con los pies. Y lo consiguió finalmente en una jugada digna de su repertorio. Lucas Dacunto la peleó una vez más y la ganó en el medio. Metió el pase en cortada para el Pipi, quien encaró solo y definió con mucha clase al primer palo. Era el 1 a 1.

Apenas logrado el empate, La Fragata se quedó con uno menos por doble amarilla de Marcelo Carrizo. Eso no influyó en su actitud, pero se fue quedando sin piernas. Entonces aparecieron los espacios que necesitaba Paderborn para lastimar. Los cruces de Sergio Dedó y Hugo Verón sobre los delanteros de Paderborn se hicieron heroicos. Luego de varios intentos con llegadas bien hilvanadas llegó el tiro de gracia. Una nueva subida de Parrota por izquierda terminó en el centro de la muerte al punto penal. Allí llegó puntual a la cita el número nueve, Victor Figueroa. El rockstar la dominó, se sacó de encima a su marcador y con un certero disparo la mandó a guardar. Golazo, por la simpleza de la jugada y lo certero de la definición. Un número nueve puede deambular por la cancha durante todo el partido y no tocar una bien. Puede errar mil goles. Pero mete una, la más difícil, la más importante y la más festejada. Entonces sirve.

Así fue como Paderborn dejó afuera a La Fragata. Con sus argumentos simples y sólidos. Y con un crack que llenó la cancha de futbol. Ahora les falta el último paso frente a un Inter que viene muy sólido. Será una gran final para este verano 2017.